Archivo de la etiqueta: ecología emocional

donde el corazón te lleve

(Susanna Tamaro)

corazon

Anuncios

curso de vuelo para constructores de sueños

“…cuando alguien cercano muere o enferma es cuando ves la fragilidad de la vida, te das cuenta de lo breve que es el tiempo del que dispones, y descubres que existen problemas reales y problemas “inventados”. Estos últimos son los que no tienen razón real y sólo se deben a la absurda manera de aprovechar el tiempo que se tiene. Entiendes la muerte cuando te abres al propósito de tu vida. Cuando comprendes que la vida y la muerte tienen un verdadero sentido, que la muerte forma parte del viaje humano, entonces el miedo desaparece y puedes vivir plenamente, disfrutar de una existencia cuyos segundos son únicos, irrepetibles y fugaces.

Descuidar tu vida y felicidad es un insulto hacia ti misma y hacia todas las personas que se han marchado y que hubieran dado lo que fuera por disfrutar tres días más de vida con tus condiciones físicas.

El máximo reto es si, al final de tus días, podrás decir honestamente que tu vida ha estado bien vivida.

¿Qué dirías si hoy fuera tu último día?…”

(Curso de vuelo para constructores de sueños – Marta Ligioiz)Cursovueloconst

si tu me dices ven, lo dejo todo… pero dime ven

“…—Son sólo dos conceptos. —Su tono se elevó, pero ya no quise apartarme de su vera—. Por un lado, recuerda algo tan sencillo como que querer es siempre más valioso que que te quieran.

Querer mueve y detiene mundos. Que te quieran si tú no quieres, te acaba aletargando.

Hizo una pausa mientras amanecía en Capri. No intenté ni siquiera asimilarlo. Toda la vida me he dejado querer, y quizá aquello era insuficiente.

Lo segundo y más valioso para llevar tu vida adelante es que debes darte cuenta de que nos hemos pasado la vida desde pequeños respondiendo a la pregunta «qué me gusta».

Qué me gusta de comida, de ropa, de juguetes, de estudios, de trabajo, de amistad, de amor, de sexo…

Y ese “qué me gusta” marca nuestro mundo. Da la sensación de que si nos gusta algo es un indicador de un rumbo o un deseo, y debes saber que no.

Lo que nos gusta no es nuestro camino, ni tampoco lo que no nos gusta. A veces el rumbo puede estar en lo que nos provoca indiferencia, en aquello que no nos apasiona ni aborrecemos.

Entiende esto… Has de confiar en ti, no en lo que crees que te gusta a ti… La senda no la marca lo que te gusta a ti, sino que la marcas tú.

Después de aquello volvió a abrazarme y se marchó hacia la casa, tarareando «Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven»…”

(Albert Espinosa)

ven