cuatro semillas

Hubo una vez 4 semillas amigas que llevadas por el viento fueron a parar a un pequeño claro de la selva. Allí quedaron ocultas en el suelo, esperando la mejor ocasión para desarrollarse y convertirse en un precioso árbol.

Pero cuando la primera de aquellas semillas comenzó a germinar, descubrieron que no sería tarea fácil. Precisamente en aquel pequeño claro vivía un grupo de monos, y los más pequeños se divertían arrojando plátanos a cualquier planta que vieran crecer. De esa forma se divertían, aprendían a lanzar plátanos, y mantenían el claro libre de vegetación.

Aquella primera semilla se llevó un platanazo de tal calibre, que quedó casi partida por la mitad. Y cuando contó a las demás amigas su desgracia, todas estuvieron de acuerdo en que lo mejor sería esperar sin crecer a que aquel grupo de monos cambiara su residencia.

Todas, menos una, que pensaba que al menos debía intentarlo. Y cuando lo intentó, recibió su platanazo, que la dejó doblada por la mitad. Las demás semillas se unieron para pedirle que dejara de intentarlo, pero aquella semillita estaba completamente decidida a convertirse en un árbol, y una y otra vez volvía a intentar crecer. Con cada nueva ocasión, los pequeños monos pudieron ajustar un poco más su puntería gracias a nuestra pequeña plantita, que volvía a quedar doblada.

Pero la semillita no se rindió. Con cada nuevo platanazo lo intentaba con más fuerza, a pesar de que sus compañeras le suplicaban que dejase de hacerlo y esperase a que no hubiera peligro. Y así, durante días, semanas y meses, la plantita sufrió el ataque de los monos que trataban de parar su crecimiento, doblándola siempre por la mitad. Sólo algunos días conseguía evitar todos los plátanos, pero al día siguiente, algún otro mono acertaba, y todo volvía a empezar.

Hasta que un día no se dobló. Recibió un platanazo, y luego otro, y luego otro más, y con ninguno de ellos llegó a doblarse la joven planta. Y es que había recibido tantos golpes, y se había doblado tantas veces, que estaba llena de duros nudos y cicatrices que la hacían crecer y desarrollarse más fuertemente que el resto de semillas. Así, su fino tronco se fue haciendo más grueso y resistente, hasta superar el impacto de un plátano. Y para entonces, era ya tan fuerte, que los pequeños monos no pudieron tampoco arrancar la plantita con las manos. Y allí continuó, creciendo, creciendo y creciendo.

Y, gracias a la extraordinaria fuerza de su tronco, pudo seguir superando todas las dificultades, hasta convertirse en el más majestuoso árbol de la selva. Mientras, sus compañeras seguían ocultas en el suelo. Y seguían como siempre, esperando que aquellos terroríficos monos abandonaran el lugar, sin saber que precisamente esos monos eran los únicos capaces de fortalecer sus troncos a base de platanazos, para prepararlos para todos los problemas que encontrarían durante su crecimiento.

(Pedro Pablo Sacristán)

Anuncios

5 Respuestas a “cuatro semillas

  1. Supongo que el truco está en la intensidad del platanazo. Los tragaldabas como yo, decimos que lo que no mata engorda y de alguna manera se podría decir que quien no te mata, te hace más fuerte. Las fábulas están muy bien y sus moralejas enseñan la teoría de la vida, pero la vida se aprende practicando.
    Un abrazo.

  2. COMO DICE EL REFRAN “EL QUE RESISTE, GANA”. NO HAY NADA COMO TENER FE EN ALGO Y NO CEJAR EN EL EMPEÑO.
    CHAO
    ANA

  3. La semilla que germina opta por vivir, y vivir es arriesgado. Las tres restantes optan por permanecer escondidas, ocultas, acobardadas, temblando… son las que sin saberlo han escogido el camino más difícil, el de no enfrentarse a las dificultades y el de sentir siempre miedo, han optado por la angustia continua, y si no se dan prisa pronto pudrirán bajo tierra sin haber germinado, sin haber visto la luz del sol ni tan solo un día, habiendo tenido al miedo como único aliado.

  4. Lástima que no todos podamos considerarnos tan fuertes como esa única semilla. La mayoría suele recordar los golpes, y ya se sabe, gato escaldado huye del agua fría. 🙂

    Estoy de acuerdo en que del coraje se obtiene una gran recompensa.

    Cariños.

  5. Y encima las semillas miedosas pensarían “¡qué suerte ha tenido nuestra amiga!” y es posible que hasta la envidiaran.

    Saludos.

"No te dejes contagiar, no des ninguna opinión como tuya antes de ver si se adecúa a ti, mejor opina tú mismo." :) - (Georg Christoph Lichtenberg)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s