ensoñación

Estoy sentada con los ojos medio cerrados. Mira, mira a la abuela como duerme… no hacer ruido… dicen en un susurro, no vaya a despertarse. ¿No veis que placidez tiene en su cara?

Ellos no saben y creen que estoy dormida, pero mi mente viaja hacia atrás en el tiempo.

Hacía una noche como ahora, tibia, sin nubes, parece que la estoy viendo a través del cristal de la ventana. La luna, pálida, soñadora, estaba como entonces, quieta, nimbada por el azul cobalto del cielo y recordé el encuentro. Salí aquella noche, como siempre hacía a dar un paseo. Me encantaba después de la cena ir caminando poco a poco hacia la playa, próxima a la casa y ver las olas suaves, mojar mis pies descalzos.

Sentado en una roca estaba él. Me asusté al verle, creí encontrarme sola. Se levantó y vino hacia mi. Era un joven sencillo, y desde aquella noche seguimos viéndonos de vez en cuando. Hablábamos de cosas muy triviales, tales como que hacía poco que vivía en la casa de al lado, y me veía salir siempre sola al atardecer, etc… En un principio, no se atrevía a seguirme, pero su curiosidad le llevó tras de mis pasos y vio que mi única cita era con el mar. Nuestros encuentros eran cada vez mas frecuentes. Hablábamos de tantas cosas… no sé, no recuerdo muy bien. Sólo quedó en mi memoria, como si fuera hoy, su primer beso. Aún siento vivo en mis labios, su cálido aliento… y ellos no saben que en sueños, aún vive en mí su recuerdo.

Mira, mira la abuela como duerme, no hacer ruido, no vaya a despertarse… y no se dan cuenta, que en estos momentos, algo de mi vida se escapa y no sé hacia donde…

(Eva Menéndez Martínez – Justas literarias)

Anuncios

Una respuesta a “ensoñación

  1. y no se hacia donde… seguramente abuela, ahora ya lo sabes. Has vuelto a reunirte con esos labios que te dieron el primer beso, esos labios que nunca llegaste a olvidar, aquellos labios que al susurrar tu nombre hacían que te estremecieras, aquellos labios que lamentaste una y mil veces no fueron los del hombre al que mentiste cuando dijiste Si, quiero.

"No te dejes contagiar, no des ninguna opinión como tuya antes de ver si se adecúa a ti, mejor opina tú mismo." :) - (Georg Christoph Lichtenberg)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s