cuando quiero, te miro

No tengo más que cerrar los ojos para mirar tu cara. O puedo asomarme al espejo y veo en mí tu boca pequeña. Si miro a mi hermana veo tu nariz, tu forma de andar y alguna expresión o gesto.

En mi hijo te veo entero, tal cual; el color de tu piel morena, tu negro pelo y tu dulce mirada. Y la tolerancia que a ti y a él os hace tan iguales. 

Cuando quiero recrearme en el recuadro de la plenitud del amor, las miro a ellas: tus dos novias, la mayor y la pequeña. 

También puedo contemplarte en fotografías, que me traen a la memoria hermosos veranos junto al mar, cumpleaños y acontecimientos que tú celebrabas satisfecho.

 Ya estamos en primavera y te veré en cada flor, cada día de sol, cada paseo por la playa con tu innegable romanticismo.

Hay quien dice que la muerte se lleva consigo lo que queremos. Será que no saben ver a su alrededor lo que queda con nosotros.

 Porque yo a ti, a pesar de la muerte, cuando quiero, te miro.

(Fabiola Quiroga Álvarez)

Anuncios

Una respuesta a “cuando quiero, te miro

  1. La muerte podrá llevarnos de este mundo, pero la muerte jamás podrá luchar contra los recuerdos y sentimientos que dejamos aquí. Sin embargo, la muerte habrá vencido si con ella, además de nuestra alma, se lleva nuestra memoria dejando tan solo el silencio y el vacío de nuestra ausencia.
    Un cordial saludo

"No te dejes contagiar, no des ninguna opinión como tuya antes de ver si se adecúa a ti, mejor opina tú mismo." :) - (Georg Christoph Lichtenberg)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s