el escritor de diarios : historia de un desplazamiento

“…¿Cuántos han empezado a escribir un diario y no han podido continuarlo? ¿Cuántas veces hemos interrumpido un diario, hasta llegar a ese día en que todo empezó a marchar regularmente?

Suele ser frecuente que muchos que han empezado a escribir su diario lo interrumpan a los pocos días. ¿Cuántos de nuestros diarios infantiles, aquellos que nos regalaban el día de Reyes, encuadernados con una tela inefable y un candado simbólico, por cuanto se habría hecho saltar con la uña del dedo meñique, cuántos de ellos se quedaron sin escribir, con todas sus hojas delatora y dolorosamente en blanco? Se diría que lo que producía miedo no era tanto escribir en ellos, manchar la página en blanco, el consabido pánico al vacío, sino justamente lo contrario, llenarlo de algo que iba a ser nuestra vida, a tener delante, explicitada, nuestra vida, y comprobar, con mayor dolor aún, si cabe, que nuestra vida para la literatura, una vez escrita, sólo era eso…”

(Andrés Trapiello)
 
 
Anuncios

4 Respuestas a “el escritor de diarios : historia de un desplazamiento

  1. Así que ánimo, a escribir todos, sea diario o libro. Y ya que van a saltaros el candado, mejor ya ni molestaros, que encima luego se pierde la llave y adiós información.Besos

  2. Y lo más emocionante, cuando estaba en un periodo, digamos de necesidad de información, y se me ocurría (o por pura casualidad) leía algo que había escrito, resultaba que me venía estupendamente adaptado al momento presente.

  3. Depende de lo sincer@s que hayamos sido, que podría verse tiempo después cómo vida para la literatura, o no. Bastantes cuestiones sobre las que he escrito, y que he leído tiempo después, me han sorprendido. Por ejemplo, algunas cosas que en un tiempo quise tener, las conseguí (y sin embargo no era consciente de haberlas deseado). Si no lo tuviera escrito ni cuenta me habría dado.

  4. ¡Dioss! ahora que lo pienso al mio le faltaron hojas. Lo tenía a reventar de folios sueltos doblados. ¡Ays, no me digáis qué con una uña se podía romper el candado! Humm, me viene a la mente alguna que otra sonrisa socarrona de padres y hermanos cada vez que me veían escribir en "mi querido diario" (venía así bautizado de fábrica). Como era muy largo irá en 2 partes. Humm, ¡ves niña, los folios que no llegan a na!

"No te dejes contagiar, no des ninguna opinión como tuya antes de ver si se adecúa a ti, mejor opina tú mismo." :) - (Georg Christoph Lichtenberg)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s