tortuga

La tortuga estaba aburrida de andar siempre por el mismo jardín.

¡Ah! -decía-. ¡Cuánto me gustaría viajar y ver mundo! Pero camino tan despacito que no llegaré muy lejos.

Dos patos la oyeron y se ofrecieron a ayudarla.

– Inventaremos un aparatito para que puedas viajar -le dijeron.

Entonces tomaron un palito y, entre los dos, lo sostuvieron con el pico. La tortuga no tuvo más que prenderse con los dientes del palo y los patos remontaron vuelo y la llevaron por el aire.

¡Por fin pudo ver las copas de los árboles, y los techos de las casas!

De pronto, se sintió tan poderosa, tan importante, que empezó a gritar:

– ¡Soy la Reina de las tortugas!

– ¡Miren cómo vue…lo! ¡Miren cóo o o o…

Pero, al abrir la boca, tuvo que soltar el palito y cayó a plomo.

¡Pataplúm! Cayó en el pasto y se dio un gran porrazo.

 

Anuncios

"No te dejes contagiar, no des ninguna opinión como tuya antes de ver si se adecúa a ti, mejor opina tú mismo." :) - (Georg Christoph Lichtenberg)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s