caverna

Un padre llevó a su pequeño hijo a conocer una caverna. Una vez en la cueva -Un sitio oscuro-, el niño arrojó una piedra que al llegar al fondo de la caverna dejó oir un sonido repetido. Era el eco. El niño había descubierto el eco, mas no lo sabía.

Entonces el niño gritó: "¡Horrible!", y el eco le devolvió el mismo grito repetido ene veces. El niño gritó de nuevo: "¡Espantoso!", y el eco nuevamente le regresó el grito. El niño, temblando de miedo ante lo desconocido, se abrazó a su padre mientras le preguntaba: "¿Qué es, papá, qué es?"

Su padre pensó que era el momento de darle una lección que nunca olvidara. Lo abrazó, lo apretó contra su pecho y le dijo:

"Escucha de nuevo, por favor", y gritó: "¡Maravilloso!", y el eco le devolvió la palabra repetida: "Maravilloso, maravilloso…". Así con las palabras "Bello", "Esplendido", "Extraordinario", "Hermoso".

El niño entonces preguntó de nuevo: "¿Qué es, papá, qué es?"

Su padre entonces, dijo:

"Es la vida, hijo. Tal como la trates te trata, tal como la llames te contesta. Si tú la tratas bien, ella igual te tratará bien; si la tratas mal, ella será igual contigo."

Anuncios

"No te dejes contagiar, no des ninguna opinión como tuya antes de ver si se adecúa a ti, mejor opina tú mismo." :) - (Georg Christoph Lichtenberg)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s