el cofre

Hace muchos años un poderoso sultán, ya de avanzada edad, hizo comparecer a un santo ermitaño y le dio el siguiente encargo:

"Quiero que viajes sin descanso de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad hasta que encuentres la persona más tonta.

Cuando la halles le entregas este cofre dentro del cual hay un pergamino sellado que hace años me dio un sabio hombre con ese fin."

El ermitaño dijo que en nombre de Dios aceptaba ese encargo y comenzó una peregrinación que lo llevó a lejanos países.

Visitó todos los lugares, conoció infinidad de personas, pero nunca vio a alguien que para él fuera el más tonto.

Un día se enteró que el sultán había enfermado de gravedad y, de inmediato, regresó al palacio y lo encontró moribundo.

Oyó que el sultán repetía esta queja: "Mis riquezas, mis riquezas, las acumulé toda mi vida  no me las puedo llevar conmigo.

 No quiero dejarlas, no quiero dejarlas, ¿qué voy a hacer sin ellas?"

Entonces el ermitaño le dio el cofre al sultán  y adentro se leía esta frase:

"Solo hay una riqueza que permanece: EL AMOR".

 

Anuncios

"No te dejes contagiar, no des ninguna opinión como tuya antes de ver si se adecúa a ti, mejor opina tú mismo." :) - (Georg Christoph Lichtenberg)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s